¿Por qué el Cuerpo Nacional de Policía está atacando al Centro Social Octubre?

El próximo día 6 de febrero ha sido citado a juicio un miembro de la asamblea de este Centro Social, denunciado por la hermana del dirigente falangista local Israel Galve Maldonado por una presunta falta de “coacciones y amenazas”. El expediente judicial incluye un informe remitido por personal de la Policía Nacional que evidencia una torpe estrategia de criminalización contra nuestro compañero y que destapa a nuestro Centro y al resto de movimientos sociales de nuestra provincia como objetivo.

En un informe con faltas de ortografía y errores léxicos que pretendió emular la terminología utilizada por las fuentes de la lucha antiterrorista, personal de la Brigada Provincial de Información redactó una diligencia de informe sobre este compañero afirmando que “realiza actividades de coordinación en el denominado Centro Social Octubre, lugar éste de reunión de simpatizantes de miembros del PCE(r) Grapo […]”. Asimismo rubricaba que el Centro Social Octubre “aboga por un estado anárquico” y que éste tiene una “estrategia” dedicada a la comisión de faltas e infracciones administrativas por parte de sus miembros. A estas ridículas acusaciones, se le une un amplio seguimiento del total de concentraciones y manifestaciones a las que nuestro compañero ha asistido, así como de la actividad política de otras plataformas, como la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) o la Plataforma Antirrepresiva de Guadalajara, que sin nombrarlas, las incluye como parte de esta “estrategia” que lideraría nuestro Centro Social.

Lo más impactante de todo es que la imputación policial y la denuncia realizada por la hermana de este falangista evidencia un burdo montaje. Según la propia Policía, el día 6 de septiembre, Israel Galve se comunicó con personal de la Brigada Provincial de Información con quien tiene línea directa (hasta el punto que tiene su número particular de teléfono móvil, según el informe) para comunicar al personal policial que se siente “acosado” por nuestro compañero.

Y luego, el día 19 del mismo mes, vendrá la denuncia de la hermana de este señor. Lo normal es que las diligencias de informe se redacten a partir de una petición judicial, denuncia, o para ilustrar a un juez interviniente la posible comisión de un delito. Sin embargo en este caso, el informe ya estaba preparado antes incluso de la presentación de la denuncia.

¿Por qué el Centro Social Octubre?, ¿por qué nuestro compañero?

Este Centro, próximo a cumplir diez años de vida, se ha constituido a lo largo del tiempo como un referente de los espacios de lucha y movilización en la ciudad. Además, la crisis del capitalismo nos ha permitido conectarnos con los sectores sociales más afectados por una crisis a la cual llamamos por su nombre: una estafa organizada a los trabajadores y a los sectores populares, y donde las fuerzas de seguridad cumplen el papel de disciplinador social. Por otro lado, las bandas fascistas, con las que la Policía demuestra tener una fluida relación, juegan el papel de tontos útiles del régimen.

No es casualidad los seguimientos a las movilizaciones de la PAH o de la Plataforma Antirrepresiva. Como tampoco es casualidad que involucren a nuestro Centro y a los movimientos sociales con los que hemos tejido lazos de solidaridad y amistad bajo la órbita del “terrorismo”. En cualquier caso, esta fallida maniobra policial nos ha permitido conocer de manera anticipada los planes de aquellos a los que en los últimos años hemos venido señalando como responsables del sufrimiento de miles de personas: la banca, las empresas multinacionales, las agencias de trabajo temporal, las burocracias sindicales y la patronal. La baza que quieren jugar es esa: la tan recurrida acusación de “terrorismo”.

Pero no debemos llevarnos a engaño. Dejar a la gente sin casa ni recursos, privar a los trabajadores de su fuente de ingresos, rescatar bancos mientras aumentan los suicidios y las enfermedades curables… eso es el verdadero terrorismo.

Pero vamos a seguir estando en la calle. Vamos a seguir organizándonos, solidarizándonos y luchando. No vamos a quedarnos parados mientras se siguen desahuciando familias trabajadoras en nuestra provincia, mientras pretenden encarcelar a los profesores que protestaron en el Teatro Buero Vallejo, no vamos a parar hasta que cese la persecución a los que exigen el derecho a la vivienda, al trabajo digno y a los espacios libres. Y tampoco vamos a parar hasta que cese la persecución contra nuestro compañero, que a pesar de su juventud, la Policía Nacional y las bandas fascistas lo han señalado como objetivo por su compromiso con las causas más justas.

Nadie va a estar solo en esta marcha. Nuestro compañero tampoco.

LA SOLIDARIDAD NO ES UN DELITO

CONDENAR A LA MISERIA ES TERRORISMO

VOSOTROS, FASCISTAS, SOIS LOS TERRORISTAS

Represión

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre. Guarda el enlace permanente.