Contra la criminalización de la juventud combativa

En estos tiempos de crisis las contradicciones del capitalismo se agudizan cada vez más, el paraíso prometido por el capitalismo con el nombre de “Estado de Bienestar” hace aguas. Al mismo tiempo que el sistema cae por un abismo infinito y arrastra con él a millones de personas en forma de paro, precariedad, desahucios, recortes en los derechos sociales, etc.; la respuesta social se hace cada día más presente en nuestras ciudades.

Asimismo, el sistema no se queda de brazos cruzados y reprime los movimientos sociales que acrecentan la protesta social con el objetivo de neutralizarlos. En el caso de nuestra capital, el Centro Social Octubre ha sido un núcleo activo de actividad alternativa al sistema, donde la juventud combativa de la ciudad ha encontrado un espacio donde expresar su disconformidad con la situación de desigualdad de las capas populares. Es ahora ese sector de la sociedad: la juventud, la que se enfrenta al sistema con todo lo que tiene y en consecuencia, es objetivo de todo tipo de represalias. En este nuevo comunicado denunciamos la creciente situación de acoso centrada ahora en dos miembros del C.S. Octubre, a los que el Cuerpo Nacional de Policía(CNP) ha conseguido que los denunciantes los señalen como autores de una agresión. Se trata de un montaje policial con el fin de criminalizar la actividad de los miembros de este espacio dejando como resultado la detención de uno de los miembros quien pasó 24 horas bajo las rejas de este podrido sistema y sus medios represivos, puesto más tarde en libertad con cargos.

Como hicimos en un comunicado anterior hace un mes, los miembros del C.S. Octubre han sido objeto de multas, juicios-farsa o seguimientos por parte de los cuerpos represivos, mientras que por otra parte, eran objeto de intentos de agresión por parte de las bandas fascistas que actúan en total connivencia con el CNP. Para mayor claridad, el viernes 31 de enero el Centro Social Octubre amanecía con cruces esvásticas y pintadas en la fachada. Se trata de una estrategia en la que actúan dos factores: los grupos fascistas y el CNP con el objetivo de disolver y dinamitar la actividad política de esta juventud combativa y al mismo tiempo, eliminar mediante el terror el descontento popular con este sistema.

Finalmente, queremos dejar claro que las actuaciones  por parte de los cuerpos represivos y las bandas fascistas no van a dinamitar el proceso de organización del descontento popular. Una cosa ha dejado clara la actuación por parte de este gobierno fascista y sus secuaces: su represión sólo ha servido para aumentar los lazos de solidaridad entre los diferentes colectivos con el fin de dar respuesta a las continuas agresiones. Ni vamos a dejar solos a nuestros compañeros encausados en un montaje policial, ni vamos a dejar de combatir a este infecto sistema.

 

¡BASTA DE REPRIMIR A LA JUVENTUD COMBATIVA!

¡BASTA YA DE MONTAJES POLICIALES!

¡ABAJO EL RÉGIMEN!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre. Guarda el enlace permanente.