Las fuerzas represivas vuelven a la carga con el Centro Social Octubre: dos detenidos en menos de dos semanas

El pasado 8 de febrero un compañero del Centro Social Octubre era detenido por las fuerzas represivas en presencia de su familia. La detención careció de legalidad alguna, tratándose de un montaje policial que llevamos denunciando en varios comunicados en las dos últimas semanas con el fin de criminalizar la actividad política de nuestro espacio.

Nuestro compañero pasó alrededor de 24h acusado de un delito de lesiones que jamás cometió, fue detenido por el mismo motivo por el que era detenido una semana antes otro miembro de nuestro colectivo. Careciendo de toda legalidad, nuestro compañero se acogió al Habeas Corpus (recurso que fue denegado en los Juzgados de Guadalajara) recibiendo por parte de la administración de Justicia un trato bastante desagradable tanto para el abogado designado por él, como para el propio detenido. Más tarde, tras ser trasladado a la Comisaría de Policía en el momento en que iba a declarar (declaración a la que se negó a efectuar), el abogado designado era expulsado de la declaración con un trato vejatorio (en el que se incluyen provocaciones por parte de los policías allí presentes).

Finalmente, pasó la noche en los calabozos sin haber cometido ningún delito. Eso sí, bajo la estrecha mirada de la Brigada de Información (culpable de este montaje) que insistió en que dicha detención no era asunto suyo. Es de destacar que dicha brigada se encarga de realizar un seguimiento contínuo de los miembros de los movimientos sociales de Guadalajara (que suman casi 50.000€ en multas) por el simple hecho de protestar contra un orden social injusto y criminal.

Ese mismo día, mientras nuestro compañero pasaba las horas bajo las rejas de las instituciones represivas, las bandas fascistas de la ciudad se paseaban por la ciudad provocando a los solidarios que se concentraban frente a la Comisaría para pedir la libertad del detenido. Se trata de grupos financiados por las fuerzas represivas con contacto directo con la Brigada de Información y su jefe (como así certifican las denuncias-farsa realizadas por miembros de las bandas fascistas de la ciudad contra miembros de este centro social). ¿Ésto es democracia?  Ésto no es democracia: ésto se llama fascismo.

Para mayor detalle, en el pasado marzo la capital se enteró bajo una información muy intervenida y una breve referencia del caso de un joven inmigrante marroquí que, tras ser detenido y pasar por dependencias de esta comisaría fue ingresado a las pocas horas en el Hospital Universitario de Guadalajara. El resultado de las “travesuras policiales” le costó al joven quedar tetrapléjico para toda su vida. La Policía hablaba de “autolesiones”… ¿Qué es lo que pasa en la Comisaría de Policía de Guadalajara?, ¿en qué se diferencian de los fascistas que pegan palizas y asesinan a indigentes e inmigrantes? En nada.  La Brigada de Información (heredera de la Brigada Político-Social franquista) tiene como objetivo el final de los movimientos sociales en Guadalajara.

Finalmente, desde el Centro Social Octubre queremos agradecer a todos los solidarios que en ningún momento dejaron sólo a nuestro compañero bajo las rejas de esta podrida estructura policial. Su represión no podrá callar jamás las voces que se alzan; al contrario: aumenta la rabia, la solidaridad y la organización entre los distintos colectivos de nuestra capital.

¡ABAJO EL RÉGIMEN!

¡BASTA YA DE MONTAJES POLICIALES!

¡VOSOTROS FASCISTAS SOIS LOS TERRORISTAS!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre. Guarda el enlace permanente.