La Barricada Nº10 – ¿Qué está pasando en Ucrania?

DESCARGAR PDF

La pregunta que todo el mundo se cuestiona ante la sesgada y manipulada información que nos llega desde los medios de comunicación.

Ucrania desde la caída de la URSS era un país dividido en dos mitades, el oeste ligado a Europa y el este a Rusia. Las tensiones entre partidarios de unos y otros intereses se incrementaron mucho en los primeros años del siglo XXI, con amagos de revueltas, escándalos en el poder, etc

La consecuencia de todas esas tensiones es que se ha desatado una Guerra Civil orquestada por EEUU y la Unión Europea y dirigida por la antigua oposición “europeísta”, del capital y conservadurista, y gracias al enorme apoyo de la extrema derecha ultranacionalista surgida en los últimos años (Pravy Sektor-Sector de derechas, Svoboda-Libertad, Batkivshina-Antiguo Partido Socialista-Nacionalista de Ucrania) heredera de los postulados del aliado nazi durante la II Guerra Mundial, Stepan Bandera.

El actual gobierno impuesto en el golpe de estado consiguió destituir a Yanukovich, presidente electo, aliado económico de la Federación Rusa y contrario a las políticas de libre comercio con la UE, que huyó del país ante las revueltas de Maidan.

Ciertamente el antiguo presidente ucraniano gozaba de poco prestigio de las clases populares por su corruptela política, los continuos escándalos durante su mandato, y su política ligada a una oligarquía enriquecida que se adueñó del país tras la caída de la URSS. Pero la antigua oposición (en el poder ahora), que guarda una estrecha relación con los intereses imperialistas de la UE y EEUU ha dado otra vuelta de tuerca más sobre el yugo hacia los trabajadores tras su llegada a través de política de privatizaciones y represión de los derechos civiles, sociales y laborales.

Una vez impuesto el actual gobierno y gracias a la presión internacional de los países imperialistas a través de la OTAN se ha esparcido por todo el país el odio hacia lo pro-ruso, las minorías étnicas y todo lo que huele a “izquierda”. Esto no es casualidad, sin ir más lejos los conservadores en el poder han cedido tres ministerios (Seguridad Nacional entre ellos) y el viceprimer ministro al partido fascista Svoboda.

Sin embargo la UE no parece escandalizarse y aplaude la “toma de control” de estos autoproclamados vencedores.

01

Preocupante es la posición vacilante de Rusia, que unas veces parece estar de lado de la resistencia popular y otras veces se posiciona de manera ambigua ante el conflicto en base a sus intereses económicos. Las “amenazas” al gobierno Ucraniano y las “denuncias” ante el mundo, parecen contrarrestar con la posición acerca de la voluntad de autodeterminación de las regiones del sudeste por ejemplo.

Rusia juega un papel muy importante en Ucrania. Tiene muchos intereses geoestratégicos y sociopolíticos en la zona y no puede permanecer impasible ante los hechos, pero recordemos que la Rusia de Putin no es la antigua URSS, y que sus intereses económicos van a primar sobre los intereses de la clase obrera ucraniana. Veremos como se desarrollan los acontecimientos, y aunque en política internacional los “ninismos” no son reales, miramos de manera muy escéptica la actuación de Rusia.

La realidad a lo largo y ancho de Ucrania es cruda. Decenas de militantes de la resistencia anti-maidan asesinados, torturados o sufriendo vejaciones diarias bajo el amparo del nuevo gobierno es el resultado de la creación de esta “Nueva Democracia” a la que tanto saluda Europa, con Francia y Alemania al frente.

Otro resultado de la llegada de estos “demócratas” es la imposición del ultranacionalismo ucraniano por la fuerza, en regiones enteras ligadas histórica, cultural y económicamente a Rusia. Estas regiones, generalmente del sudeste, Lugansk, Donetsk, Jarkov, etc… sitiadas por el ejército de Kiev, resisten los embistes organizando milicias populares, llegando incluso en las dos primeras a proclamar su autodeterminación del resto del estado ucraniano, a través de referéndums democráticos apoyados por más del 85% de la población local.

En estas regiones se están librando auténticas batallas entre el ejército de Kiev junto a las milicias fascistas, y las milicias de la resistencia denominadas como “Autodefensas”.

En estas regiones se ha masacrado a la población civil y a la disidencia discordante con los postulados pro-Kiev. Son decenas de luchadores los que han perecido dando la vida defendiendo su tierra del fascismo. Ahora, los gobiernos erigidos en los referéndums de estas constituidas Repúblicas Populares han decidido pasar a la ofensiva hasta derrocar a la invasión impuesta desde Kiev y barrer a las bandas fascistas que operan de manera organizada y están sembrando el terror entre la población.

02

Pero como decíamos anteriormente, la lucha política se sucede en toda Ucrania y los casos de asesinatos de militantes revolucionarios se cuentan por decenas a medida que pasan los días. Atentados en las sedes y responsables políticos de organizaciones de la izquierda, asesinato y secuestro selectivo de militantes, palizas indiscriminadas en hordas fascistas que patrullan las ciudades libremente, organizaciones políticas ilegalizadas o pendientes de ilegalización inminente y el caso más escandaloso que la prensa no pudo ocultar: el genocidio cometido por militantes de Pravy Sektor en la Casa de los Sindicatos de Odessa donde murieron en total 46 personas, más de 30 por las llamas o por intoxicación por humo del incendio y el resto apaleados al intentar escapar de las llamas o rematados cuando huyendo desde el edificio caían al suelo.

Trágico el asesinato de estos compañeros, que gozó del aplauso de Timoshenko y los conservadores en el actual poder y que la UE no ha condenado ni ha exigido responsabilidades.

Especial está siendo también la persecución hacia los comunistas. Hace unas semanas, asaltaban varias sedes del Partido Comunista Ucraniano (PCU). Hoy en día se siguen sucediendo los atentados y no ha habido una sola detención ni responsabilidades al respecto. Varios militantes del PCU han sido asesinados en diversos disturbios y multitud de militantes golpeados y vejados. El mismo Secretario General del PCU sufrió un atentado hace tan solo unos días. Y hoy sobre la mesa está el aviso de ilegalización del PCU por “colaboración con las organizaciones terroristas que operan en Donetsk y Lugansk”

Bochornoso es el papel que están jugando los medios de comunicación internacionales en este asunto: encubriendo esta barbarie, silenciando lo que realmente ocurre, manipulando las actuaciones de unos y otros según sus intereses capitalistas y dando publicidad a las autoridades fascistas de Kiev.

Tenemos que desenmascarar a estos farsantes y hacerles pagar por la complicidad que están ejerciendo, crucial para que el fascismo pueda seguir haciendo de las suyas sin mayor escándalo, disfrazando la mentira. Tenemos que dar alternativas de información sobre lo que ocurre, romper ese cerco informativo y concienciar a la población de que lo que está sucediendo allí también es un aviso para el resto de Europa.

Desde el Centro Social Octubre queremos hacer llegar nuestro apoyo a todos esos compañeros y familiares de las víctimas que se ha llevado la barbarie fascista desde que empezó el golpe de estado. Nuestro más sincero pesar para todos los asesinados a manos de las tropas leales a Kiev y los que han caído a manos de las milicias fascistas de Pravy Sektor.

03

Como antifascistas tenemos la obligación de solidarizarnos de manera real, apoyando a los movimientos de resistencia popular en Ucrania y extendiendo la solidaridad internacionalista, creando Comités de Solidaridad con la Ucrania Antifascista por todo el estado. En Guadalajara se está forjando un Comité que empieza a dar sus primeros pasos. Saludamos este nuevo proyecto y apoyamos sin reservas su causa.

 

¡NO PASARÁN! ¡NI EN UCRANIA NI EN NINGÚN SITIO!

¡SOLIDARIDAD CON LA UCRANIA ANTIFASCISTA!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.