La Barricada Nº11 – Los problemas del mundo rural

DESCARGAR PDF

Llega el verano y las zonas rurales se llenan de veraneantes durante unas semanas. Las fiestas, romerías, festivales y demás acontecimientos atraen a los habitantes de las ciudades, que por un tiempo participarán de la vida de los pueblos. Las familias se unen, los grupos de amigos se reencuentran, las excursiones, las tertulias de bar y los festejos se suceden en un ambiente idílico y vacacional, y los problemas de la vida diaria parecen quedar a un lado.

Sin embargo, ¿qué ocurre en los pueblos el resto del año? El panorama es desolador, ya que el éxodo rural está acabando por despoblar estas zonas, dejando tras de sí un rastro de pueblos abandonados y semiabandonados, estructuras en riesgo de ruina, montes descuidados y zonas con alto riesgo de incendios.

Pero el problema de la despoblación del mundo rural no es sólo para estas zonas, sino que afecta también a las ciudades, ya que la afluencia de estos pobladores las convierte en urbes masificadas donde el trabajo escasea y la vida se hace más y más agobiante.

En el caso de nuestro país, provincias enteras, sobre todo del interior peninsular, sufren este problema. Amplias zonas de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y el norte de Andalucía pierden población, que principalmente se dirige a la costa, a la Comunidad de Madrid o a las capitales de las Comunidades Autónomas.

Pero ¿cómo es posible que en la era del automóvil, la maquinaria agropecuaria, las comunicaciones inalámbricas o la compra a través de internet siga existiendo este fenómeno de éxodo rural, cuando nos encontramos posiblemente en el momento histórico donde más fácil se hace la vida en los pueblos?

La agricultura, para un hombre honorable y de alto espíritu, es la mejor de todas las ocupaciones y artes, por medio de las cuales un hombre puede procurarse el sustento” Jenofonte

Existen multitud de factores que explican este hecho, y algunos de ellos son los siguientes:

– El sistema capitalista y la globalización afectan en gran medida a la producción agrícola y ganadera y a la capacidad de las personas para vivir de ella. Los productores locales no pueden competir con los precios de los productos importados desde países pobres, donde las grandes corporaciones especulan con las grandes producciones de cereales o materias primas. Además, casi desde la entrada de España en la Unión Europea, la Política Agraria Común es la que dicta las normas. Debido a estos factores, actualmente la mayoría de los productores agrícolas viven de las subvenciones europeas, y no de su producción. La magia del capitalismo hace que se produzcan aberraciones como esta: mientras en los países desarrollados se destruyen excedentes de producción (con el objetivo de mantener los altos precios), en países como Somalia se producen hambrunas debido a la especulación con los cereales.

– Otro gran problema son las infraestructuras y la inversión pública (y privada). Cuanta menos inversión y peores infraestructuras haya en las zonas rurales, mayor será el nivel de población que se exiliará. Y cuanto menor sea el nivel de población, peores serán las infraestructuras y menor será la inversión.

Umbralejo

– La desindustrialización también afecta a las áreas rurales, aunque en menor medida que en las ciudades. Una pequeña fábrica puede revitalizar una gran zona despoblada, debido tanto a los puestos de trabajo que genera directamente como indirectamente a través de la actividad mercantil que se desarrolla a su alrededor.

– A la falta de inversión en carreteras, infraestructuras o transporte público se añade una dejación total por la limpieza de los montes y la prevención de incendios, con despidos y reubicaciones en el sector de los Trabajadores de Incendios Forestales, e incluso el cierre de retenes forestales, lo que deja desprotegidas amplias zonas de monte.

Iniciativas y organizaciones de la provincia de Guadalajara:

– Asociación Micorriza: www.micorriza.org

– La Otra Guadalajara: www.laotraguadalajara.net

– Serranía Celtibérica: www.celtiberica.es

– Plataforma contra los herbicidas de Guadalajara: http://plataformacontrausoabusivodeherbicidas.wordpress.com/

– Sindicato Autónomo de Trabajadores de Incendios Forestales: www.sindicatosatif.blogspot.com.es

– La visión pesimista y arcaica del mundo rural. El ideal capitalista de riqueza y poder con el que nos bombardean día a día, es muy poco compatible con la vida rural. Viviendo y trabajando en un pueblo tienes muchas menos posibilidades de llegar a ello, y para eso debes trasladarte a zonas más pobladas. El trabajo agrícola y ganadero da para vivir, pero no para llevar una vida de excesos.

– Sin duda la falta de visibilización de las zonas rurales es otra razón de peso. Ya no se trata solamente de la ausencia total de información turística o de marketing, sino de la falta de información más básica sobre estas zonas. Por poner un ejemplo, en la Oficina de Turismo de Guadalajara no es posible encontrar información sobre la provincia que no vaya más allá de las ciudades de Guadalajara y Sigüenza, cuando las posibilidades turísticas de la provincia son innumerables (Alto Tajo, Atienza, la Serranía, la Alcarria, Molina de Aragón, Mondéjar, Pastrana, el Barranco del Río Dulce, Hita, la Cueva de los Casares, el Hayedo de Tejera Negra, Brihuega…), y contando por ejemplo con que recientemente la zona del Señorío de Molina y el Alto Tajo ha sido designada como Geoparque.

Además de estas razones, cada zona tiene sus particularidades, por lo que parece difícil exponer todos los casos en esta publicación.

En conclusión, el mundo rural sigue en decadencia, y está en nuestras manos hacer que se extinga definitivamente o conseguir que tome el impulso necesario para desarrollarse. Ha quedado suficientemente demostrado a lo largo de los años que no se puede contar con las autoridades para esta tarea, principalmente debido a que el volumen de votos que extraen de estas zonas es escaso. por-un-mundo-rural-color

El primer paso para atajar este problema es visibilizarlo, y a partir de ahí crear iniciativas de desarrollo o participar e implicarse con las que ya están creadas. Limpieza de montes, puesta en valor del patrimonio artístico y cultural, desarrollo de actividades turísticas y atracción de inversiones son algunas de las tareas necesarias para devolver a la vida a nuestras zonas rurales, y se pueden llevar a cabo con una muy básica organización.

Como anticapitalistas, es nuestro deber llevar a cabo un cambio profundo de la sociedad, y qué mejor manera de comenzar que en estas zonas deprimidas. Creando cooperativas, construyendo iniciativas y proyectos, cortando las redes clientelares del capitalismo, acabando con el caciquismo, trabajando y produciendo día a día es como se deberían desarrollar estas zonas olvidadas.

 

NO DEJES QUE CONVIERTAN EL MUNDO RURAL EN UN COTO PRIVADO DE CAZA Y DESCANSO PARA LOS PODEROSOS

¡COLABORA EN SU DESARROLLO!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.