La Barricada nº16 – Mi patria son mis zapatos

DESCARGAR PDF

Podríamos empezar definiendo brevemente que es el concepto de patriotismo:  Es el sentimiento que tiene un ser humano por la tierra natal o adoptiva a la que se siente ligado por unos determinados valores, cultura, historia y afectos. Ahora que tenemos una pequeña idea de qué se entiende generalmente por patriotismo, metámonos profundamente en este asunto…

01

Actualmente en España podemos ver muchas manifestaciones de este “amor” por nuestro país, tales como, sin ir más lejos, aquí en Guadalajara la jura de bandera civil, y todos los años el 12 de Octubre, recordando el colonialismo sangriento en América, además de la bajeza moral por la que se rememora esta fecha, la construcción del estado Español mediante la integración de todos los reinos en una misma monarquía… Otras manifestaciones patrióticas increíblemente masivas las observamos cuando las selecciones españolas de deportes, en especial la de fútbol, compiten.

Quizás alguien podría pensar que quienes condenamos el patriotismo en España somos “anti-españoles”, de tal estúpida palabra sale tal estúpido significado como que no nos gusta nada que pueda estar vinculado a un sentimiento de amor por España, en numerosas ocasiones la derecha acusa a sectores de la izquierda más comprometida de ser esto mismo creando así dos tipos de ciudadanos, los españoles de “bien” que respetan las tradiciones culturales y retrogradas, que defienden con sangre la unidad de España, religiosos, etc.; y los españoles de “mal” que abogan por el derecho a la autodeterminación, pro etarras, violentos anti-sistema, etc. ¿Realmente ser patriota tiene mucho que ver con ser un español de “bien”? ¿O es un término al que han ido añadiendo una carga ideológica claramente conservadora y fascista para beneficiarse de ello? Una persona ignorante y obrera cuyos intereses distan mucho de la burguesía, puede llegar a votarlos simplemente porque cree que están haciendo lo mejor para España, ya que debido a su ignorancia no está mínimamente concienciado sobre la clase social a la que pertenece, engullendo toda la propaganda patriótica que le puedan dar… Luego, estos patriotas que defienden tantísimo a todos los españoles y honran a la bandera nacional, se llevan su dinero a paraísos fiscales o si no, simplemente lo roban del dinero público.

02

Hablamos entonces de lo que realmente puede darse como sentimiento fuera de esta propaganda manipuladora, nosotros queremos nuestra tierra porque es donde hemos crecido y hemos conocido además personas que también queremos, pero eso no tiene nada que ver para que enarboles una bandera derivada de un régimen fascista que nada representa a la clase trabajadora a la que pertenecemos la mayoría de españoles, o defender la unión del estado español contra la autodeterminación de la clase trabajadora catalana pudiendo vivir en el otro extremo de la Península Ibérica y no tener relación ninguna con estos, ni siquiera haber estado nunca allí, y tampoco conocer los motivos por los que puedan querer independizarse de este estado podrido y criminal, simplemente pensando que al perder ese territorio tu país pierde “poder” o “grandeza”.

Nosotros nos sentimos orgullosos de la clase social a la que pertenecemos, a la clase trabajadora, nos sentimos más identificados con un trabajador marroquí que trabaja 10 horas todos los días para poder alimentar a su familia que con cualquier empresario español que mantiene a 150 trabajadores con un sueldo miserable mientras el obtiene una ganancia de su trabajo 20 veces superior por muchas raíces culturales o por muchos símbolos nacionales que compartamos con él.

El patriotismo es uno de los mitos más consolidados de la historia humana, podemos hablar desde el Imperio Romano, pasando por el feudalismo y acabando en la llegada de la burguesía al poder, capitalismo o mejor llamado la dictadura del capital, del interés y del beneficio. En todas estas etapas ha habido una clase dominante que ha manipulado a otra dominada, patricios y plebeyos, reyes y siervos, y por último, burgueses y obreros, todas ellas lo han hecho a lo largo de la historia de una manera concreta y característica pero el factor común del patriotismo nunca ha faltado.

 03

El patriotismo influenciado por el capitalismo se convierte en una herramienta más para controlar a la clase trabajadora, una herramienta para unir a nuestra clase con nuestros explotadores entorno una falsa patria y una bandera que no representa nuestros ideales.

Podemos afirmar como conclusión que el patriotismo es un instrumento de las clases dominantes (por todos lados están esos discursos patrióticos, actos públicos, guerras y matanzas, ceremonias de honor impulsados por ese sentimiento creado y manipulador llamado patriotismo). Claro, no se pueden montar discursos en nombre de los intereses de la clase social dominante, en estos tiempos la burguesía, ya que la tradición no es suficiente para sostener un concepto generalmente negativo, como lo es el concepto de interés. Por lo tanto, se utiliza un concepto de larga y bien construida tradición positiva: el patriotismo. Con ello, se niega la división interna de la sociedad, la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía no desaparece, pero se vuelve invisible y, a la larga, se consolida con la sangre del patriota que, ignorante y obrero, muere en una guerra defendiendo los intereses de la clase burguesa que lo domina. Así, morir es un honor. El honor no procede de algo moral sino del discurso patriótico, del rito, de los símbolos nacionales, de una manipulación de la persona por la “salvación” de su patria.

Resulta paradójico que la clase política y la élite económica que tanto dice defender la patria, luego son los primeros en desatenderla, llevándonos a tantos y tantos a una vida de miseria, precariedad y abandono de nuestros derechos y nuestra tierra. ¿No va siendo hora de echarlos?

 

¡NO HAY NADA MÁS IDIOTA QUE EL OBRERO PATRIOTA

DEL ESTADO QUE LO EXPLOTA!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.