La Barricada Nº17 – La resistencia kurda: el ejemplo de Kobanê

DESCARGAR PDF

Hace más de dos meses que la ciudad de Kobanê (Cantón de Rojava, norte de Siria) y las milicias kurdas resisten a los ataques armados del Estado Islámico (EI). ¿Pero qué está pasando en el Kurdistán y en Kobanê?

01+

Kurdistán es una nación sin estado reconocido (oficialmente), que se encuentra dentro de Turquía (la mayor parte), Siria, Irak e Irán. La población ronda unos 40 millones de habitantes, los cuales a pesar de estar separados por varias fronteras, tienen unas raíces culturales, lingüísticas y religiosas comunes. La opresión a la que ha sido sometido este pueblo por parte de los diferentes estados, hace que según su pertenencia se organicen en torno a unas siglas concretas, de las que nosotros nombraremos aquellas que pertenecen a la izquierda revolucionaria y que luchan por la independencia, democracia, anticapitalismo, feminismo y ecologismo. Estos principios son aquellos incluidos en el Confederalismo Democrático, teoría política impulsada por Abdullah Öcalan (líder kurdo encarcelado del PKK encarcelado en 1999), con base teórica en el municipalismo libertario de Murray Bookchin, cuyo fin es la creación de una nación gestionada por asambleas comunitarias y consejos locales, bajo una autogestión económica y social. De esta coordinación territorial se encargaría el KCK (Unidad de la Comunidad del Kurdistán), el cual no pretende crear un estado un estado-nación al modelo occidental, ya que lo consideran una contradicción. Destacamos las organizaciones: en la zona turca nombraremos al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), en la zona siria el PYD (Partido de Unión Democrática) y las YPG-YPJ (Unidad de Protección del Pueblo y de las Mujeres), en Irán el PJAK (Partido por la Vida Libre del Kurdistán), y en Iraq el PÇDK (Partido de la solución Democrática en Kurdistán).

02+

Geográficamente, este territorio se encuentra en una zona de continua tensión bélica, destacando el conflicto actual de Siria, la lucha entre el PKK y el Estado turco, las tensiones entre OTAN, EEUU y UE con Rusia por las bases de misiles en territorio turco, el conflicto entre Israel y Palestina, las Guerras del Golfo Pérsico, el auge de milicias islamistas radicales, la elevación del gasto militar y nuclear en Irán, etc. Y también se encuentra en una zona de gran importancia económica debido al control del petróleo (la parte iraquí).

Y en este caldo de cultivo, añadiremos el papel del Estado Islámico, grupo armado radical e islamista, heredero en parte de los talibanes alimentados antaño por la CIA. Este grupo lucha por crear un “Califato” bajo la ley de la sharía (ley islámica) bajo las premisas más arcaicas, retrógradas y opresoras de los pueblos sometidos. Para ello, por ejemplo, no han dudado en secuestrar y violar mujeres con el objetivo de que nacieran hijos afines a dicha organización. Para ello, tampoco han dudado en conquistar varios territorios, hasta que se han visto frenados por la resistencia kurda en Kobanê.

En esta resistencia frente al EI, las mujeres tienen un papel fundamental y de primera línea de combate. Hasta ahora, Kobanê está siendo defendida bajo las órdenes de mandos de mujeres exclusivamente. En palabras de una de las comandante en Jefe de las YPJ (Unidades de Defensa de las Mujeres) la articulación y coordinación no es complicada. Reciben apoyo y combatientes de todo Kurdistán y de otras comunidades y religiones y tienen absoluto respeto por la lengua, religión y cultura de cada una y uno. Aún así reconoce como la confianza de los hombres en general no era la adecuada en un principio teniendo que demostrar ante el patriarcado como las combatientes eran las mejores para considerarlas sencillamente aptas, reservando la última bala para ellas, para no abandonar la posición o albergando explosivos y detonándolos en sus propios cuerpos para que los hombres tuvieran el mismo respeto por su labor en las guerrillas. Ésto no dista mucho de la realidad de la sociedad kurda, donde el papel de la mujer es similar al del hombre. Es cierto que su papel predominante sigue siendo el cuidado de los niños, el hogar y el ganado, tareas muy bien valoradas en las sociedades tribales kurdas.

03

Así mismo, la llegada de numerosos combatientes procedentes de otras partes del Kurdistán (aunque también de otros países e incluso combatientes occidentales) están dando un nuevo impulso moral y militar a la resistencia de Kobanê.

Debemos denunciar el papel de las potencias occidentales que no han dudado en intervenir en otros países alegando “seguridad internacional” pero que han callado largo tiempo durante este conflicto. Está claro que han utilizado al EI para acabar con la resistencia popular kurda, el cual lucha por la emancipación nacional y social, y que por tanto, pone en peligro los grandes intereses económicos occidentales. Sólo cuando se han visto desbordados por las barbaridades del EI, y cuando la presión internacional ha hecho mella, la OTAN ha realizado bombardeos selectivos contra posiciones del EI o ha entregado algunas armas a las milicias kurdas.

Debemos apoyar políticamente, económicamente, culturalmente y físicamente al pueblo kurdo en todas sus formas de resistencia, ya sea denunciando la situación represiva que sufre el propio pueblo, denunciando la situación de las organizaciones de izquierda (casi siempre ilegalizadas) y los presos políticos o la acción armada a la que se está viendo sometido por parte del EI.

04+

Debemos luchar contra la guerra imperialista y de religión, que bajo los intereses de la OTAN arrasan países enteros. Fomentar lazos internacionales entre trabajadores fomentará que en lugar de guerrear por fronteras, se declare la guerra a los verdaderos culpables: la clase económica burguesa y las élites religiosas que someten a los pueblos y su libertad.

¡RESISTIR ES VENCER! ¡KOBANE NO ESTÁS SOLA!

¡NI GUERRA ENTRE PUEBLOS, NI PAZ ENTRE CLASES!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre. Guarda el enlace permanente.