La Barricada Nº32: La economía cíclica

32 La Barricada – La economía cíclica

LA ECONOMÍA CÍCLICA

La economía capitalista no tiene un desarrollo lineal, si no que se producen ciclos económicos continuos, que en su fase baja provoca gravísimas crisis económicas, cuyas consecuencias siempre son pagadas por los estados más dependientes (aquellos que se limitan a exportar materias primas, aquellos que tienen una deuda exterior imposible de pagar, o donde abunda mano de obra barata) y como no, por sus trabajadores (a los que se les imponen deudas y recortes económicos, de derechos y de libertades).

Un ciclo económico es un movimiento de la producción capitalista que se produce de manera indeterminada en el tiempo y que guardan entre sí una relación de sucesión. Por ello podemos distinguir varias fases: crisis, depresión, reanimación y auge.

Las fases del ciclo económico vienen determinadas por la relación entre inflación (subida de los precios) y desempleo. Cuando la inflación crece y el desempleo disminuye, estaremos en una fase de reanimación, hasta llegar al pleno empleo (total de unidades productivas cubiertas). Una vez alcanzado el momento de auge, la economía empieza a decaer ya que la inflación no puede aumentar más, y por lo tanto el empleo debe decrecer para que el beneficio obtenido no sea menor (algo que la burguesía, que es quien se apropiará de él, no puede permitir), entrando así en una fase de depresión, que cuando se prolonga en el tiempo se convierte es una crisis económica (y en una estafa que nos han vendido).

01

¿Pero estas crisis son sufridas a partes iguales por trabajadores y empresarios? Está claro que no. España ha sido el país de la Unión Europea que alberga mayor diferencia entre los que más tienen y los que menos, con una bajada del 18,4% de sus ingresos, mientras que en el último año han aparecido 47.000 millonarios nuevos. ¿Cómo es posible que mientras la mayoría de las familias tienen cada vez más aferrada la soga al cuello (casi el 30% de familias corren riesgo de pobreza) el valor de la plusvalía siga aumentando? La respuesta es que no hay una escasez de recursos real, hay recursos “insuficientes” para que los grandes empresarios sigan aumentando su poder.

En la fase de crisis del ciclo económico, con baja inflación (hoy en día sigue disminuyendo) y desempleo muy alto, aumentar el beneficio solamente es posible imponiendo intolerables medidas de precariedad a los trabajadores, y recortando de los Presupuestos Generales del Estado todas aquellas prestaciones sociales que el pueblo a sangre y fuego arrancó a sus explotadores (ejemplos claros como una sanidad, educación y servicios sociales públicos y de calidad).

02

Con motivo de la crisis económica, la burguesía no duda en engañar, manipular y saquear a toda la población asalariada con el único objetivo de no ver mermado su patrimonio: dicen que está disminuyendo el desempleo, pero omiten que la duración de los contratos es ridícula (los hay menores a una hora) o que muchos jóvenes (y no tan jóvenes) optan por emigrar a países más prósperosel caso de Guadalajara: no hay dinero para pagar a los bomberos, pero sí para instalar dos fuentes en rotondas por el “módico precio” de 120.000 euros. Y cuando toda esta realidad tan evidente que la rabia lógica del pueblo le impulsa a luchar por lo que es suyo se sacan cualquier as de la manga para que confundir al enemigo (hoy en día el Estado Islámico, al cual España también finanza) y de paso imponer la llamada “Ley Mordaza”, para velar por la propiedad privada y la seguridad de los ciudadanos en teoría, para reprimir a los que luchan en realidad (las condiciones económicas determinan la realidad política).

03

Desgraciadamente, el pueblo español (y en general) tiene muy mala memoria, pues no es la primera vez que una crisis económica golpea a nuestro país, aunque siempre han saqueado los culpables y han gobernado los opresores y los enemigos de la clase trabajadora; las condiciones de miseria, de precariedad, de represión y un larguísimo etcétera siempre han sido impuestas a la mayor parte de la población, a la clase trabajadora.

La crisis, en resumen, se llama capitalismo. Señalemos de una vez al verdadero culpable de nuestra ruina: el sistema capitalista. No hay capitalismo bueno, pues su naturaleza es la explotación, la apropiación injusta y desigual de recursos y la miseria para el pueblo. Por ello, rechazamos cualquier forma de reformismo como alternativa política, no hay ninguna forma de capitalismo justo para el pueblo; y por ello, creemos que la revolución obrera y la solidaridad internacional entre explotados es el único camino.

¡PROLETARIOS DEL MUNDO, UNÍOS!

¡VUESTRA CRISIS ES UNA ESTAFA!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.