La Barricada Nº 33: El Maquis

Descargar La Barricada Nº33: El Maquis

EL MAQUIS

La España digna fue derrotada en 1939 después de tres años de intensos combates por el progreso. Todas las fuerzas reaccionarias se agolparon el 18 de julio en contra del avance popular. Durante décadas las clases populares de este país gritaron contra la impunidad de las élites que gobernaban. La victoria del Frente Popular venía de la mano del progreso y avance científico y cultural. España se convertiría en lo que no había sido nunca: el país de las reclamaciones populares. Reclamaciones que se habían hecho con el gobierno.

Evidentemente las élites no dejarían perder sus privilegios tan fácilmente. El golpe de julio de 1936 fue la respuesta a los gritos que se habían provocado desde la caída de la I República. Si el golpe de Primo de Rivera en 1923 y el fracaso de su dictadura en 1930 no lograron acallar las voces de protesta, las clases más reaccionarias sabían que el golpe de Franco tenía que triunfar o iba a ser ésa su última oportunidad para defender sus privilegios.

Así se desencadenaron tres años de guerra contra el pueblo en armas. Las clases trabajadoras no eligieron coger las armas para conseguir sus deseos de avance y progreso, se vieron forzadas a cogerlas cuando un ejército entero se alzaba para asesinarlos. Eligieron la autodefensa como método de resistencia.

Los resultados de la guerra son por todos conocidos a pesar de que exista toda una neblina de artículos, documentos, textos, etc.; que hablan de las “persecuciones y masacres cometidas por ambos bandos”. Obviando a todos aquellos que intentan equiparar verdugos con víctimas, la esperanza no se terminó en 1939. Tras la guerra, aquellos que combatieron en el bando antifascista tuvieron que elegir por refugiarse en los montes del país. Muchos de los que se escondieron en los montes y sierras españolas conocían el terreno y desarrollaron un amplio movimiento de guerrilla que llegaría hasta los años 50 en algunas zonas de Cataluña. Se calcula que alrededor de 10.000 personas estaban combatiendo desde los montes españoles a las fuerzas represivas del régimen. Nunca hubo un mando organizado que copara a todos los que se retiraron a las montañas. Aunque sí que hubo grupos guerrilleros que juntaban grupos regionales. Así la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA) contó con más de 500 miembros entre sus filas encuadrados en varios campamentos (contaban con escuelas, campos de tiro, habitáculos, etc.). Esta agrupación sería la que más importancia daría el régimen. Para derrotarles se movilizó todo un contingente de 10.000 guardias civiles que acabarían encontrándolos en Santa María de Moya (Cuenca), donde asaltaron el campamento dando fin al grupo de guerrilleros.

01

No sólo la zona del Levante y Aragón fueron las que tuvieron una gran actividad guerrillera. En los Pirineos la guerrilla anarquista desarrolló sus actividades en las zonas más interiores de Cataluña. El maquis catalán contó con personalidades muy conocidas en la resistencia antifascista como “Caracremada” o Quico Sabaté. Una de las acciones más conocidas del maquis catalán fue la ocupación de la localidad de Berga (Barcelona), una localidad de veraneo de las élites catalanas. En medio de la posguerra, aquellos que se podían permitir veranear eran quienes habían apoyado de forma más decidida al bando fascista. Así, entraron en la iglesia de la localidad en medio de una misa y obligaron que el cepillo que se había pasado fuera a parar a los guerrilleros. Debió ser que alguno de los asistentes al ver la situación en la iglesia donó un cheque con más de 1000 pesetas del momento. Los demás asistentes se limitaron a la propina del cepillo de la iglesia.

02

La provincia de Guadalajara no fue ajena a las acciones guerrilleras. Las primeras acciones de los guerrilleros antifascistas se encuadran dentro del XIV Cuerpo Guerrillero del Ejército Popular. La mayoría de los miembros eran personas que conocían el territorio. Es decir, se elegían personas de los propios pueblos donde se iba a actuar aprovechando el conocimiento del terreno y las amistades con la población civil, posiblemente más afecta a la causa antifascista, con el fin de provocar una situación en la que la población fuerce (junto con los guerrilleros) la expulsión de las fuerzas de ocupación fascista. Es la misma táctica que utilizarían los partisanos en la II Guerra Mundial.

Tras la guerra, se destacaron dos figuras principales en el maquis guadalajareño: “Amador” y “El Pena” (enterrado malamente junto a sus compañeros en Villarejo de la Peñuela, Cuenca. Exhumado en 2006); sólo sobreviviría el primero.

Las acciones las llevaron en el Alto Tajo, debido al conocimiento del terreno y a la inaccesibilidad al lugar. Una de las acciones más importantes fue en el denominado “Puente del Martinete” que separa Guadalajara de Cuenca sobre el río Tajo. En 1948, había una feria en Priego (Cuenca) y salió una partida de personas (alcalde, dos guardias civiles de la Fiscalía de Tasas, ganaderos, etc.; en total unas cuarenta personas). Al cruzar este puente, les esperaba una partida guerrillera de alrededor de veinte maquis que se hicieron con el dinero que llevaban los ganaderos a la Feria de Priego, así como ajusticiaron a los dos guardias civiles que los acompañaban tanto a la feria como les harían de escolta.

03 (1)

En el momento en que se escribe esto (abril de 2016) no se les ha reconocido a estas personas su abnegación y su dedicación a la lucha antifascista. Actualmente, el único lugar donde se reconoce la labor del maquis es en el Día del Guerrillero en Santa María de Moya (Cuenca), donde se encuentra un monolito a todos los guerrilleros antifascistas que lucharon y cayeron en manos del fascismo. Muchos de ellos llevan más de 70 años enterrados en el lugar donde los asesinaron sus verdugos. Dicen que sólo muere lo que se olvida pero el Estado no realiza ninguna labor de recuperación y reconocimiento (como sí ocurre en Francia con la resistencia, o en Italia con los partisanos). Si no cambiamos la situación seremos cómplices del silencio al que están sometidos los que están enterrados bajo la tierra, la tierra del olvido y del silencio.

¡NO PASARÁN!

SOLO MUERE LO QUE SE OLVIDA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.