La Barricada Nº35 – Ellos te explotan, tu les votas

35 La Barricada – Elecciones 2016

Ellos te explotan, tu les votas

Como bien sabemos, el próximo 26 de junio tendrán lugar, por segunda vez en el año, las elecciones generales. Éstas, vuelven a ser la forma de que el pueblo legitime el gobierno de la oligarquía a través del voto, disfrazando el régimen de siempre con nuevas caras políticas que se presentan como “el cambio”.

Precisamente, la aparición de éstos partidos políticos, ha provocado la paralización de los movimientos sociales pues, gran parte de sus integrantes, han visto en ellos la esperanza de conseguir un cambio en el sistema. No obstante, es poco probable que dicho cambio tenga lugar, dado que la ley de partidos y la ley antiterrorista se encargarán de reprimir e ilegalizar cualquier partido u organización que, por contener proyectos revolucionarios, pueda suponer un peligro para el Estado.

01

Podemos ver que nos encontramos ante un sistema blindado, cuyo fin es mantener los privilegios de la oligarquía, en el que, ni siquiera las “alcaldías del cambio”, han conseguido cumplir una de sus principales promesas electorales, la de detener los desahucios, por el simple hecho de encontrarse ligadas al juego institucional y atadas de manos por el poder de la banca.

Teniendo esto en cuenta, vemos que la idea de usar las elecciones como una herramienta para conseguir el cambio del sistema (mediante el voto a las nuevas caras políticas) deja de tener sentido, pues no suponen una alternativa real para conseguir el empoderamiento del pueblo, por lo que las desigualdades marcadas por el sistema capitalista seguirían sometiendo al mismo. Esto se vio reflejado en el caso de SYRIZA (Grecia), quién no pudo conseguir sus propósitos políticos o, en el del PSOE y su negativa inicial a entrar en la OTAN, de la cual acabamos formando parte.

Con ello queda claro que no se puede conseguir un cambio real, en el que se pongan en riesgo las riquezas de monopolistas y terratenientes a través de la vía parlamentaria, pudiéndose explicar con el símil de una tragaperras; “si a una máquina la apodan tragaperras (el estado) es porque, aunque pueda darte algún premio (alguna reforma), su fin a largo plazo es sacarte el dinero (reforzar el estado)”.

02

Así, la abstención electoral es un medio pacífico que posee la clase obrera para conseguir la deslegitimación del Estado que, en las últimas elecciones generales, alcanzó el 27%. No obstante, la abstención por sí misma, es un simple modo de protesta, y de poco sirve si se ejerce de una manera pasiva. Debemos tratar de desenmascarar la farsa electoral a la que nos enfrentamos, por lo regular cada cuatro años, de un modo activo, y no hay otro modo que el boicot. Muchos votantes plantean que a través del boicot estamos “negándoles su derecho a participar de la democracia”. Estas personas ni se plantean nuestro derecho a protestar y luchar contra los representantes de los grandes monopolios financieros, es decir, los partidos políticos que participan de esta farsa y que, a fin de cuentas, son los que nos imponen recortes en nuestros derechos y libertades. Nosotros no nacimos abstencionistas por naturaleza, es la falta de libertades la que nos empuja a los brazos de la abstención y el boicot.

03

Debería ser un derecho que la clase obrera pudiese expresar su descontento ante un régimen que lo explota y, por el que cada día, los ricos son más ricos y los pobres los que pagan y, sin embargo, la mayor parte de protestas (incluidas las anti-electorales) terminan siendo tipificadas como delito, acabando con el derecho a mostrar su descontento y manteniendo así su falsa democracia.

Muchos compañeros partícipes de otras luchas mantienen que es un momento “muy difícil para el mensaje de la abstención y el boicot”, y llevan razón. Dada la crisis política latente en el régimen, la escasa, por no decir nula, movilización en las calles, la absorción por parte de las nuevas formaciones políticas de “izquierdas” de parte de los sectores más combativos de los movimientos sociales, hace que sea difícil. Pero, ¿acaso no sigue habiendo partidos y organizaciones ilegalizadas por sus programas políticos? ¿Hay algún partido partícipe de las elecciones que, tan siquiera, se planteé derogar la Ley de Partidos? ¿Acaso no sigue habiendo presos políticos en las cárceles del estado? Sí, y cada día más. ¿No sigue habiendo explotación, paro, desahucios…..etc? ¿Podemos considerar a esto democracia? NO, y en lo que las elecciones se sigan planteando dentro de este marco, seguiremos adelante con la abstención y el boicot.

04(1)

Por eso, desde el Centro Social Octubre y los Comités Pro-Boicot de Guadalajara, apostamos por la abstención activa y el boicot electoral, pues no creemos en la legitimidad política de las elecciones y luchamos por una organización real desde las bases obreras.

Dejemos de ser cómplices de nuestra propia explotación, si votas estás ayudando a políticos parásitos, a los servidores de los grandes monopolios. Al régimen se le enfrenta y se le hace retroceder desde la calle, elevando el nivel de conciencia y de las luchas, creando organizaciones democráticas y revolucionarias, y fortaleciendo las ya existentes.

 

ELLOS TE EXPLOTAN, ¿TÚ LES VOTAS? ¡QUE VOTEN ELLOS!

¡EL VOTO ES UN ARMA CONTRA LA CLASE OBRERA!

¡NO VOTES, ORGANÍZATE Y LUCHA!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre, La Barricada. Guarda el enlace permanente.