Revista Ardi Beltza (1999-2001)

Ardi Beltza fue una revista de investigación creada en 1999 en el País Vasco por la empresa Arakatzen SA. Se mantuvo en activo hasta 2001, año en que fue cerrada por orden del juez Baltasar Garzón bajo acusaciones de apología del terrorismo y marcar objetivos para ETA. El director de la revista, Pepe Rei, fue condenado por calumnias junto con dos periodistas, y cumplió 5 meses de prisión. Finalmente, la Audiencia Nacional desestimó la acusación, pero la revista no volvió a ser publicada.

El nacimiento de la revista Ardi Beltza va ligado al cierre de otra publicación: el diario Egin. El juez Baltasar Garzón decretó cerrar cautelarmente el diario independentista bilingüe Egin por colaboración con ETA. En 2009 los tribunales declararon que la actividad del diario no era ilícita, pero ya había sido cerrado y no volvieron a ponerlo en marcha. Tras el cierre del Egin varios periodistas crearon otro diario, el diario Gara, pero a diferencia del diario Egin la nueva publicación no contaría con equipo de investigación.

Así, los miembros del equipo de investigación del diario Egin optaron por crear su propia publicación mensual con intención de tratar temas con más profundidad. De esta manera surgió la publicación Ardi Beltza en 1999.

La publicación se definió a sí misma como revista mensual abertzale, internacionalista y de izquierdas y dijo públicamente que seguiría la misma línea editorial que el diario Egin. Siguió en activo hasta que el 19 de enero de 2001 el juez Baltasar Garzón dio la orden de cerrar la publicación y detener el director, Pepe Rei, por apología del terrorismo y marcar objetivos a ETA. En junio de ese mismo año la Audiencia Nacional no consideró ilícita la actividad de la publicación.

Como despedida, antes de que el cierre de la revista fuera oficial, los periodistas de la revista Ardi Beltza publicaron esta declaración:

La revista ARDI BELTZA y su empresa editora, ARAKATZEN SL, expresan su más sentido agradecimiento por haber confiado en este hermoso proyecto periodístico y haber apoyado con tu suscripción y tu aliento a este medio de comunicación popular que tanto ha costado de poner de pie y que hoy, por desgracia, llega al final. Esperamos que la revista, los libros, los dossiers y otros productos que ARAKATZEN SL ha editado durante sus quince meses de apasionante aunque ardua trayectoria hayan sido de tu gusto y hayan respondido a los niveles de calidad y compromiso que en su día nos propusimos y autoexigir.

El feroz linchamiento mediático que ha sufrido ARDI BELTZA desde que, a primeros de noviembre, Fernando Savater, Jon Juaristi, Luis del Olmo, Mayor Oreja y otros campeones del pensamiento único y del totalitarismo “democrático” español decretaran nuestra búsqueda y captura, ha propiciado el encarcelamiento de nuestro director, Pepe Rei, y un lógico desasosiego entre nuestros proveedores y acreedores. Que se ha traducido en una situación económica y laboral insostenible. A ello han contribuido de manera determinante los reiterados anuncios del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón (convenientemente filtrados a cierta prensa y generosamente aireados, como en él es costumbre) de proceder al cierre de la revista y la clausura de la empresa. Es muy probable que cuando recibas esta carta ya la haya dictado y ejecutado. En cualquier caso, es inminente. Por desgracia los que luchan contra las injusticias del sistema y, especialmente, por la libertad de expresión y por la libertad de Euskal Herria, con Garzón no hay sorpresa que valga.

El grupo de investigación de Ardi Beltza optó también por publicar libros para tratar temas más a fondo. Así, el primer libro publicado fue “Elkartasuna Taupadak” (Latidos de solidaridad) (1999) sobre la situación de los presos políticos vascos escrito por Rebeca Quintans. En el año 2000 fue publicado el libro Un Rey Golpe a Golpe, bibliografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón, escrito por Patricia Sverlo (posteriormente se desveló que era el seudónimo de la propia Quintans). En ese mismo año también salió a la calle su libro Gran Hermano, el precio de la dignidad. Con la clausura de la revista, la publicación de libros también cesó.

La revista Kale Gorria fue la sucesora de la publicación abertzale clausurada.

Enlace a nuestro hilo en Rebeldemule.

Esta entrada fue publicada en CS Octubre y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.