Contra su represión: Nuestra solidaridad

Desde el Centro Social Octubre queremos condenar enérgicamente la represión ejercida por parte de los cuerpos de seguridad del estado contra los manifestantes que acudieron a las sucesivas movilizaciones madrileñas de los últimos días.
Maltratos, vejaciones y humillaciones para los detenidos, y golpes a porrazos para los manifestantes que acudían a mostrar su rechazo ante el Congreso de los Diputados.
Una vez más, nos vemos en la obligación de mostrar nuestro rechazo total ante las órdenes del gobierno fascista y la actuación de sus siervos armados. Así como expresar nuestra máxima solidaridad con los represaliados, especialmente con los dos compañeros de Azuqueca que fueron detenidos el pasado martes a los que se les imputa varios cargos por delitos de orden público, daños y lesiones, y contra organismos de la Nación.

No basta con exigir la retirada de cargos de los detenidos, ya que jamás nos harán caso. Entendemos que sus leyes están hechas para salvaguardar el orden y los intereses de la oligarquía dominante y jamás escucharán la voluntad del pueblo.
Debemos tomar conciencia de que no van a ceder ni un solo ápice, y que antes de ver peligrar sus privilegios e intereses sacarán los tanques a la calle o aplicarán los métodos de guerra sucia que tanto han usado a lo largo de su falsa democracia.
Por ello vemos necesario replantear los métodos de lucha inservibles utilizados en los últimos años y responder de manera contundente a través del boicot y la desobediencia civil, para ser capaces de soportar las embestidas del fascismo. Debemos hacer de las acciones una rutina, extender la solidaridad entre represaliados mediante campañas de denuncia y fortalecer los colectivos y plataformas antirrepresivas cercanas, como es en nuestro caso la recién Plataforma Antirrepresiva de Guadalajara.
Solo mediante el boicot y la organización de grandes campañas de solidaridad podemos hacer que se nos escuche, pero no para pedir sus migajas y un falso perdón que no necesitamos, sino para crear conciencia y organizar la respuesta ante sus ataques. No legitimar su farsa es el primer paso hacia el cambio.

Desde el Centro Social Octubre queremos hacer mención una vez más de los presos políticos en las cárceles del estado. Esos grandes castigados por la derecha y olvidados por la falsa izquierda y los movimientos sociales domesticados.
Las cadenas perpetuas encubiertas, los juicios farsa, el régimen de aislamiento, las vejaciones a presos y familiares son una constante. No hablar de ello, no denunciar este salvajismo es la mayor ofensa que podemos hacer a nuestros compañeros presos.
Su espíritu de lucha, su tenacidad e ímpetu revolucionario no pueden pasar desapercibido para nosotros y es nuestro deber, el de la juventud combativa, rescatar su historia y continuar su ejemplo.
No queremos terminar sin decir que el único delito contra la nación es la falta de libertades que existe en este estado, al cual se le va cayendo la máscara democrática que reviste el régimen ante cada salto represivo. Aún así, nuestro deber es terminar de desenmascarar a la bestia y combatirla sin miramientos.

¡ABAJO LA REPRESIÓN!

¡ABAJO EL RÉGIMEN!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Articulos, CS Octubre. Guarda el enlace permanente.